lunes, 25 de septiembre de 2017

¡¡GATOSORTEO QUINTO ANIVERSARIO!!

 ¡SORTEO EN EL TROTERO! Si, si, para celebrar nuestro quinto aniversario estamos de fiesta grande ¡JUAN MANUEL PEÑATE RODRÍGUEZ NOS REGALA DOS EJEMPLARES DE "EL NIÑO PÁJARO" PARA CELEBRARLO CON TODOS VOSOTROS! ¿A qué es majo? ¡Si es que es para comérselo! no podemos defraudarle, así que amigos ¡Démosle las gracias participando a tutiplén! y acompañadnos en nuestro primer lustro en la blogosfera, porque...

¡¡Sin vosotros...esto no sería lo mismo!!


Tenéis desde hoy hasta las 12 A.M del lunes para participar, día en el que se hará el sorteo en el cual elegiremos dos ganadores que se llevarán el premiazo de un ejemplar cada uno dedicado por el autor ¿Bases? las habituales, ya sabéis, sencillas y rápidas, y aunque solo es requisito indispensable seguir ambos blogs  -Autor y Gato Trotero- sumaréis puntillos si nos seguís por las redes sociales y os lleváis el precioso banner que anuncia el sorteo 😻. ¡Venga, enlaces preparados, Rafflecopter listo! Los ganadores tendrán 48 horas para ponerse en contacto con nosotros en nuestro mail:
vagamundos12@gmail.com 
Si el premio no fuera reclamado en ese tiempo, procederemos a sortear de nuevo el ejemplar o ejemplares no reclamados. 
Los ejemplares serán enviados por el autor. Este no se responsabiliza en caso de pérdida o entrega defectuosa por parte de la empresa de Correos. 

¡Suerte a todos y gracias por vuestro apoyo siempre!

Juan Manuel Peñate, Santiago y Yolanda.


NOTA: No nos gusta ponernos serios en este Blog, pero dada la experiencia de otras ocasiones hemos de decir que no aceptaremos blogs que no estén activos y solo nos sigan para el sorteo borrándose después, si eso sucede ( y lo comprobaremos) automáticamente esos perfiles serán "non gratos" en futuros sorteos. Y como es habitual, abstenerse blogs y páginas dedicadas exclusivamente a sorteos. 

Y ahora si, con nuestra sonrisa habitual ¡Os esperamos!





a Rafflecopter giveaway

miércoles, 20 de septiembre de 2017

PERVERSIDAD... de Javier Sagastiberri






El ser humano… ¿es bueno o es malo por naturaleza?
En ocasiones hemos escuchado muchos debates en torno a esta pregunta, e incluso hemos participado de manera activa de ellos en nuestros grupos de amigos, seguramente al calor de una trágica noticia: un asesinato, una violación, un robo con violencia extrema…
Normalmente tendemos a pensar que el ser humano es bueno por naturaleza, y que son pequeños momentos fugaces o transitorios los que nos conducen a obrar de un modo completamente contrario al que creemos que ha sido dictado para nuestro destino. Ahí están múltiples sentencias judiciales que rebajan las penas a los condenados basándose en que actuaban bajo los efectos del alcohol, las drogas… o que se encontraban enajenados temporalmente por no sé qué problemas que les impidió tomar conciencia y control de sus actos…
Sin embargo, es más que probable que la maldad, como la bondad, sea algo así como un campo yermo al que puedes elegir abonar de manera consciente y continuada, pudiendo conseguir una buena cosecha si te empeñas en lograr su fecundidad con esfuerzo y dedicación.
Quizá nuestro primeros actos de maldad tengan la dispensa de ser realizados cuando, siendo niños, no hemos sido conscientes de las consecuencias. Ahora bien, cuando lo hacemos a conciencia plena, somos nosotros los responsables, y nada aliviará la ventisca que se levante a su alrededor.
El ser humano se hace malo cuando comienza a inmunizarse ante esas consecuencias que causan sus estragos, cuando se muestra indiferente ante los perjuicios que genera en los bienes ajenos, animales, personas; y se muestra totalmente engullido por el mal cuando disfruta del dolor causado, y reincide tantas veces como su voraz apetito de perversidad solicite algo más que llevarse a la boca.



Hace unos meses os acercábamos hasta este tejado El asesino de reinas, el debut literario de Javier Sagastiberri, una novela negra en la que la ertzaintza tiene que desentrañar los misteriosos asesinatos que se van produciendo en Bilbao y alrededores de varias mujeres jóvenes, y que se encontraban directamente relacionados con los habitantes del selecto barrio de Neguri, en la margen derecha de la ría de la capital vizcaína. Pues bien: hace unas semanas que acaba de desembarcar en todas las librerías Perversidad, la nueva novela del escritor donostiarra. Tal y como habíamos elucubrado, y comportándose como una segunda parte de la inicial, nos brinda la oportunidad de adentrarnos algo más en el universo de la oficial Itziar Elcoro y la suboficial Arantza Rentería, una de las parejas mejor complementadas de de la policía autónoma vasca. Una vez más, es Erein la editorial encargada de publicar la obra bajo la colección Cosecha Roja, y de nuevo felicitamos al equipo de diseño de portada por su magnífico trabajo.
En esta nueva entrega,  concentra la atención del lector la aparición del cadáver asesinado de un marine norteamericano en la playa de Azkorri. Las pruebas de identificación del cuerpo, lejos de suponer un conflicto internacional con los Estados Unidos, certifican que el cuerpo pertenece al miembro de una de las familias más importantes de Bilbao: los Olarizu. Cuando las etzainas Itzíar y Arantza son asignadas al caso descubren que Jacobo Macallister Olarizu es la identidad del asesinado, y lo relacionan directamente con uno de los investigados de su anterior caso del asesino de reinas. Sin embargo, poco tardarán en conocer que Jacobo dejó de tener contacto con su familia hace varios años, exactamente el tiempo que transcurrió desde que decidió hacer pública su homosexualidad alzándose con el primer puesto en un prestigioso premio de belleza gay en Madrid. A pesar de su matrimonio. A pesar de su paternidad. A pesar de su rigurosa formación católica. A pesar de la pertenencia de su saga familiar al Opus Dei, la fervorosísima obra diseñada por Escrivá de Balaguer. O quizá por todo ello.
A partir de entonces, el autor nos conduce por la noche bilbaína en busca del pasado oculto del ángel caído de los Ollarizu, para conocer cómo era su vida tras romper lazos familiares, qué clase de relaciones tenía desde entonces, hasta qué punto eran ciertos los rumores sobre sus prácticas de sexualidad extrema, o si su muerte fue una consecuencia de jugar con fuego. A veces placentero. Siempre letal. El rumbo que tomarán las investigaciones sorprenderán a las ertzainas, y éstas deberán poner todos los medios a su disposición para poder desentrañar un complicadísimo caso protagonizado por la pureza de la sangre vasca, el perturbador pasado de la todopoderosa iglesia nacionalcatólica, la homofobia, los corsés sociales que impiden la libertad de movimientos, la represión del placer como pesadillas creadoras de monstruos goyescos…
Javier Sagastiberri rescata a unos personajes de su anterior novela y nos trae otros nuevos para componer una novela mucho más redonda que la anterior, en la que destaca la tormentosa vida de un ser lleno de padecimientos vitales, forjado a la fuerza sobre un molde en el que no encajaba, reprimido, forzado, ahogado en un mundo de apariencias al que sólo le une el linaje… Podemos descubrir también algo más de las protagonistas,  de cuyos secretos va dejando alguna pincelada suelta con las que componer una historia mayor que sea transversal a todas las novelas que compongan esta saga. Dos personajes dejarán un sabor de boca que no será indiferente a los lectores: la Marty, que sirve como guiño y nexo de unión con la primera parte y que es como Cristiano Ronaldo desde fuera del armario, potente, deslenguada y con una personalidad arrolladora; y por otro Uriah Heep, un ser tan desconocido como siniestro, que bien podría protagonizar los desvelos de muchos lectores de esta novela, lo que lo convierte en un descubrimiento muy interesante, un personaje que ojalá tenga mucho más recorrido.

Con Perversidad, Javier Sagastiberri da un paso adelante en su carrera literaria, acertado y con buen tino, creando una novela bien estructurada, con un ritmo adecuado, que sirve para descubrir  el lado oscuro de una pequeña parte de una sociedad marchita pero todavía poderosa, acostumbrada al baile de máscaras, donde nada es lo que parece y en el que los mejores modales pueden esconder lo peor de la condición humana. Una novela muy recomendable que abre las puertas de manera definitva al autor al populoso género de la novela negra en el que tan bien se mueven actualmente los autores vascos. Sobrevivir entre tanta competencia ya será un triunfo, pero esperamos que Arantza e Itziar sean capaces de proporcionarle unos cuantos. Lo leeremos y os lo contaremos.

Santiago Navascués Ladrón


PUNTUACIÓN: 




`PERVERSIDAD
Javier sagastiberri


Para adquirir un ejemplar, clickad  aquí

viernes, 15 de septiembre de 2017

LOS MUNDOS DE RAVENHOLDT de Juanma Hinojal



Yo que sentí el horror de los espejos 
no sólo ante el cristal impenetrable 
donde acaba y empieza, inhabitable, 
un imposible espacio de reflejos 
Hoy, al cabo de tantos y perplejos 
años de errar bajo la varia luna, 
me pregunto qué azar de la fortuna 
hizo que yo temiera los espejos. 

Espejos de metal, enmascarado 
espejo de caoba que en la bruma 
de su rojo crepúsculo disfuma 
ese rostro que mira y es mirado, 

Infinitos los veo, elementales 
ejecutores de un antiguo pacto, 
multiplicar el mundo como el acto 
generativo, insomnes y fatales.
( Los espejos, fragmentos. BORGES)




Una de mis tías trabajaba en la casa de una viuda de un General del Ejército, su trabajo consistía en hacer un poco de todo, desde las tareas del hogar, hasta acompañar a la anciana de compras o comprar los periódicos cada mañana para que la "Señora" pudiera leerlos mientras desayunaba; también echaba una mano a la cocinera y otra a la enfermera cuando esta la necesitaba.  En una ocasión que la "señora" se marchó a un largo viaje que duró semanas, mi tía me llevó con ella para pasar allí una semana de mis vacaciones, solo estaríamos la enfermera, mi tía y yo. Mi madre no quería que fuera por si mi tía pudiera tener problemas con la señora, y sobre todo que yo era: guerrera, cansina, refitolera y no muy obediente. Pero mi tía insistió y allá que aparecí yo en aquella enorme casa señorial (años más tarde supe que mi tía y Ofelia, tenían un miedo atroz a quedarse solas en la casa, y pensaron, que yo, que no me callaba ni bajo el agua, sería la compañía ideal para olvidarse de "fantasmas")
Tenía una casa enorme para mi sola, podría curiosear por un montón de habitaciones, pasillos, dependencias y hasta una habitación de juegos solo para mi; lo que no debía hacer, era pasar a la zona de servicio y entrar en la habitación que había tras el cuarto de la plancha. 
¡Efectivamente! fue lo primero que hice a las primeras de cambio, entrar en aquella habitación que en realidad era un conjunto de tres habitaciones y un solarium...y allí conocí a "la abuelita", razón por la que la Señora tenía una enfermera 24 horas. La abuelita era una mujer delgadísima, con un moño blanco alto y tirante, vestía de negro y llevaba zapatos de taconcito a pesar de ir en silla de ruedas, era una señora seria y triste que se pasaba las horas mirando por las ventanas del solarium, y que contra todo pronóstico estaba encantada de verme y que pasara tiempo junto a ella, sobre todo comiendo "dalkys" de fresa y flanes de huevo, que parecía ser de lo único que se alimentaba la abuelita.
Supe que era viuda, suegra de la Señora, que también era viuda, a la que cuidaba Ofelia que también
era viuda, y tenía otra hija que, si, era viuda ¡Aquello parecía la casa de las viudas en lugar de "la Casa las Chivas"!  
La primera vez que la abuelita me dijo que tapase el espejo de pie que había en la habitación antes de marcharme a dormir, no le di importancia, cuando me lo dijo al día siguiente me mosqueó y a la tercera noche no pude evitar preguntarle porqué: ¿Porqué va a ser? para que los que ya no están en esta casa pero no quieren marcharse entren mientras dormimos, no dejan de mirarnos desde el otro lado y en cuento pueden ¡Entran y no quieren regresar!


...Mi tía y yo estuvimos durante años tapando los espejos de nuestras casas por la noche, y hoy sigo sin tener un espejo dentro de mi cuarto, cuando me levanto por la noche a oscuras y paso junto a uno...no miro jamás, por si acaso...




Porque Casey descubrirá que la vida, tal y como la conoce, anodina, gris, no es como es. Una vida, la suya, que cambiará para siempre merced a un viaje interdimensional a otro mundo distinto al suyo, pero que le resultará familiar. Y allí tendrá que realizar una misión. En apariencia, sencilla.
Pero lo que en apariencia es sencillo se complica conforme se desmadeja la misión, que consistirá en la cacería y persecución de Lord Hatherton, un peligroso y trastornado villano. Y éste no se detendrá ante nada ni nadie con tal de conseguir su propósito. Cassey tendrá mucho trabajo por resolver. Un trabajo para el que no está preparado y que le supera.
Mundos paralelos que recorrerán los personajes, en definitiva, de la mano del autor de esta novela, Los mundos de Ravenholdt. Porque si Juanma Hinojal te propone ese viaje, para ello utiliza distintos géneros literarios que te permitirán vivir innumerables aventuras en compañía de los personajes de esta novela. Mundos paralelos y géneros literarios que conforman una trama donde caben aventuras medievales, intrigas de espionaje, justicieros con capacidades extraordinarias…
En definitiva, una novela en la que cada mundo propuesto es una aventura y cada aventura… Pues eso, es un mundo.


Como ya he contado muchas veces, me cuesta mucho embarcarme en una novela de Fantasía, sus tramas me suelen parecer todas iguales entre si y muchas de ellas no son más que un "remake" (por
no llamarlo copia, que es lo que me parecen) de otras anteriores más famosas y que han conseguido vender un buen montón de ejemplares; será que mi experiencia con algunas de ellas ha sido bastante decepcionante. Pero me prometí a mi misma leer este año varios libros del género (junto con otros dos que también se me resisten, o aburren soberanamente) y en lo que llevamos de año solo he leído dos pues, ea, el que no arriesga no gana ¿Porqué me decidí por esta? pues por la historia que os he contado al principio y que me tuve aterrada durante años en mi infancia, tanto que me costó un mundo leer Alicia a través del espejo cuando me lo regalaron para mi comunión y tres o cuatro años después seguía en la estantería tal cual, sin leer. Y a leer me puse.
Lo primero que me encuentro es con un par de capítulos que me hacen resoplar pensando que acababa de meter la pata y me había equivocado con aquella elección, el libro apuntaba ser un tostón ¡La que ha liao pollito! pero no se porqué decidí seguir adelante esperando que ocurriera un milagro ¡Y por una vez ocurrió! uf, menos mal. El libro inmediatamente cambia tras esos primeros capítulos de presentación de Casey, el prota, y desde ese momento la acción y la intriga no nos dejan casi parar; encontramos diferentes tramas y varios mundos alternativos, a los que se accede a través de los espejos, pero ni sirven todos ni cualquier momento, bien, eso está bien, que se note que hay clases.
La trama principal se centra en Casey, el cual ha de cumplir con una importante misión, pero pronto esta quedará casi totalmente absorbida por otra trama más compleja y si, más interesante a mi opinión: aquí entran en juego un rey, el de Haspadocia y un villano malísimo, Lord Haterton, y La Chica, así, con mayúsculas, un mundo medieval y ya tenemos los ingredientes básicos para que no nos falte acción, intriga, malas artes y algún que otro disgusto que nos las hará pasar canutas. 



(Fotografía: Santiago Navascués)

Pero este no será el único mundo por el que pasemos, aunque eso ya lo sospechábamos por el título del libro: Los mundos, no El mundo. Y es que en cada uno de estos universos paralelos e interdimensionales encontraremos otras tramas que le darán más vidilla todavía a la que podemos considerar principal; como no quiero quitaros el factor sorpresa no os diré que seres encontraremos por ahí pululando por esos mundos paralelos, para que hagáis vuestras cábalas...No tengáis miedo a que tanta trama y tanto salto en el espacio-tiempo os haga perder el hilo, las historias están bastante bien planteadas y entrelazadas, todas ellas son entretenidas y no hay ninguna que desmerezca ante las otras, en serio, no temáis, os lo pasaréis muy bien.  Son más de 600 páginas y la juez implacable de la Fantasía os dice que no se hacen pesadas de leer, y si os lo digo yo, creedme, apenas miré por la ventana a ver que hacían los chavales en el parque ni molesté a penas a mi gata que dormía plácidamente, solo merendé dos veces porque la primera me quedé con las ganas de haber elegido otra cosa, pero a parte de eso, todo marchó como la seda durante la lectura de " Los mundos de Ravenholdt". 


(Fotografía: Ricardo Muñoz)

Los personajes no están mal definidos, algunos son mejores que otros pero creo que aquí entra el juego lo bien o lo mal que nos caigan, pues técnicamente no hay ninguno mal construido; mi favorito, Lord Haterton el malo entre los malos, el villano, el hacedor de fechorías mil y brazo ejecutor sin piedad alguna ¡Qué malote es y qué bien me cae! así tendría que ser yo, dura como el acero, flexible como un junco (se me empieza a ir al cabeza, así que voy rápido para resumir antes que esto no tenga arreglo) y aunque hay escenas que se van de madre, y no va ha haber quitamanchas que limpie tanta sangre, a las arcadas creo que no llegaréis , vamos, yo no lo he hecho pero repelús si dan, para que engañaros. Casey no es santo de mi devoción, no se que tiene el prota pero no me termina de gustar del todo, pero tanto como para odiarlo, no, eso no; peor me cae Leyla, La Chica con mayúsculas, que al principio me cae bien y al continuar la trama, me cae fatal, pero no puedo deciros porqué, y qué rabia me da no poder hacerlo, porque le tengo unas ganas y le diría unas cuantas cosas (se las he dicho, pero creo que no me ha oído).



(Fotografía: Ricardo Muñoz)

RESUMIENDO: Una novela de Fantasía entretenida, bien construida, acción por los cuatro costados, intriga, luchas, romance, aventuras, suspense, miedo sin llegar al terror, personajes bien definidos, un estilo narrativo acorde al momento y sucesos que narra, lenguaje cuidado e incluso palabras ficticias que parecen no serlo, y sobre todo, un final que mejora y mucho, ese comienzo lento y algo aburrido con el que nos recibe el autor. Una lectura sin grandes complicaciones y que nos hará pasar un  buen rato si estamos dispuestos a dejarnos llevar por autor e historia. 
Yolanda Toledo Villar.
PUNTUACIÓN: 




LOS MUNDOS DE RAVENHOLDT
Juanma Hinojal
Ediciones Lacre

Twitter del autor
Adquirir la novela aquí
AGRADECIMIENTOS: Juanma Hinojal.