viernes, 23 de febrero de 2018

LYSÍSTRATA, 2.500 AÑOS NO ES NADA - XX Muestra Nacional de Teatro Cómicos 2018

Es la historia de la humanidad una narración no exenta de heroísmos y hechos gloriosos, más en toda ella domina la presencia inagotable de la sed de venganza, del deseo de conquista, del olor a ciudades pasadas a fuego, del sabor metálico de la sangre derramada. Bajo la dirección de los hombres, el bagaje final resultante tras echar la vista atrás es manifiestamente mejorable. 
¿Y si las mujeres hubiesen gobernado los grandes imperios, los más combativos reinos, las más legendarias polis? Todavía hoy, aún no lo sabemos...


Desde Cádiz, atravesando la meseta peninsular, llegó hasta Alfaro un viento cálido y fresco al mismo tiempo para desperezar a un público que, por dos días consecutivos, llenó el aforo de la Sala Florida. Se trataba de una compañía de mujeres, Las niñas de Cádiz, que regaló a los asistentes uno de los espectáculos más deslenguados, ágiles, irreverentes y vindicativos que han pasado en los últimos años por la Ciudad de las Cigüeñas.
Han pasado más de 2.500 años desde que Aristófanes, el célebre comediógrafo griego escribiese el texto original, a través del cual, las mujeres de Atenas deciden revelarse contra los hombres, pues están desesperadas por las consecuencias de la guerra que les enfrenta contra Esparta. Para someterlos, juran no entregarse a sus maridos y castigarles con una férrea negación a mantener relaciones sexuales hasta que no firmen la paz con Esparta y acaben de una vez por todas con una guerra que se alarga ya durante demasiado tiempo. Las muestra mas cabales que ninguno, pero al mismo tiempo las ofrece como la representación máxima de las pasiones, pues ellas mismas asumen que, del mismo modo que no catarán hombre hasta la resolución del conflicto, tampoco probarán el agua y se entregarán al vino.
Las niñas de Cádiz, haciendo de su origen virtud, adaptan la comedia de Aristófanes ligeramente, actualizando el verbo pero manteniendo la agilidad del verso que evoca a las chirigotas carnavalescas de su tierra, mostrando a unas mujeres comandadas por Lysístrata, una heroína dispuesta a todo por conseguir volver a tener a su lado a sus hombres, incluso a negarles su sexo cuando ellas, más que nadie, desean entregárselo. Como en el original, el texto está cargado de coplillas y diálogos picantes, y le suman un reirse de todo, una ruptura con los tabúes que aún quedan de una manera alocada y reivindicativa, alcanzando momentos de pura poesía pícara y satírica en la crítica a la hegemonía masculina.
Las cuatro actrices (Alejandra López,Teresa Quintero, Rocío Segovia, Ana Lopez Segovia), que dan vida cada una a varios personajes dentro de la misma obra, interpretan sus papeles con ese punto gaditano tendente a la exageración de gestos y maneras pero sin caer en la sobreactuación. El uso de varios paneles móviles en el escenario resuelve de manera eficaz las distintas localizaciones en las que transcurren los acontecimientos, resultando ser los muros de la polis, viviendas comunes o la propia Acrópolis donde se reúnen las mujeres insumisas.
Lysístrata es un canto a la paz, es un brindis a la búsqueda de una alternativa en la gobernanza del mundo, una reafirmación de la liberación femenina y del triunfo de la inteligencia de la mujer por encima de la testosterona que todo lo abarca y lo encharca.
¡Hay que verla!



LYSISTRATA: 2.500 AÑOS DESPUÉS
  de Aristofanes

REPARTO
 Alejandra López,Teresa Quintero, Rocío Segovia, Ana Lopez Segovia

Adaptación Ana Lopez Segovia
Dirección Ana Lopez Segovia
Ayudante de dirección Alicia Rodriguez
Escenografía Juan Sebastian Dominguez Morillo
Vestuario Miguel Angel Milán
Iluminación Juanan Morales
Espacio sonoro Willy Sánchez de Coss
Fotografia y video Susana Martin
Una producción de Las Niñas de Cádiz


Redacción: Santiago Navascués
©TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

martes, 20 de febrero de 2018

EL AMBIGUO PERFIL DE LA LUNA de Bella Gómez.


La luna vino a la fragua  con su polisón de nardos. 
El niño la mira mira. El niño la está mirando. 
En el aire conmovido mueve la luna sus brazos 
y enseña, lúbrica y pura, sus senos de duro estaño. 
Huye luna, luna, luna. Si vinieran los gitanos, 
harían con tu corazón collares y anillos blancos
Por el olivar venían, bronce y sueño, los gitanos. 
Las cabezas levantadas y los ojos entornados. 
¡Cómo canta la zumaya, ay como canta en el árbol! 
Por el cielo va la luna con el niño de la mano. 
Dentro de la fragua lloran, dando gritos, los gitanos. 
El aire la vela, vela. el aire la está velando.

(Romance de la luna, fragmento.
García Lorca)





El ambiguo perfil de la Luna aspira a ser “el primer thriller de autoconocimiento”. El desarrollo de su trama sigue la intriga de un asesinato, de sus consecuencias sobre la principal sospechosa y de su eventual resolución. Pero también es un viaje de realización personal de las dos protagonistas, Manuela y Sabina. En los capítulos se alterna el punto de vista de una y otra y se exponen por extenso, por medio de sus pensamientos y de sus diálogos, sus historias personales y lo que aprenden una de otra y de las circunstancias de la acción, con atención a los conceptos más actuales sobre la autoayuda y con puntos de vista sobre todo femeninos.





No fue amor a primera vista la que sentí con el libro, dos reseñas bien distintas entre ellas no me lo pusieron fácil, pero la curiosidad ya se me había despertado y no podía dormirla, así que cuando se me brindó la oportunidad de leerlo me puse muy contenta, quería meterme de lleno entre sus páginas y ver que me hacía sentir la historia que se las prometía como el primer thriller de autoconocimiento que se había escrito; lo de thriller me atrae como luz a un bichejo pero lo de autoconocimiento me descolocaba. Pues nada a leerlo y ver que despierta en mí. 

Comenzamos con el pie derecho, los personajes en torno a los cuales gira la historia son dos mujeres, y si a la palabra thriller le sumanos protagonistas femeninas, para mí es un punto muy a favor; no podemos ir mejor, un crimen hace aparición en escena (ya sabéis que yo soy muy teatrera) y será el detonante de la trama y el hilo que unirá a ambas protagonistas: Sabina y Manuela. 
La primera es una joven enigmática, extraña y Manuela es una mujer adulta que por circunstancias de la vida se encuentra de baja laboral; cuando ambas se conocen y a pesar de lo distintas que son la una de la otra, desarrollan una amistad que se forja a base de piedras en el camino, cosa que las une cada vez más en lugar de separarlas. El Destino es caprichoso, pero el karma es implacable, y ambas están unidas con un hilo invisible pero tan duro como el acero, un nexo que crea poso en ellas hasta arraigar en lo más profundo de cada una. Una historia vista desde dos puntos distintos, uno contado en primera persona y el otro en tercera persona, con lo que conseguimos dos perspectivas de unos mismos hechos, uno más íntimo, más de cerca, involucrando más tanto a lector como al propio personaje, y el otro un intento de tomar distancia de unos sucesos y unas emociones que no se pueden obviar. Todo esto parece muy técnico pero es mucho más sencillo, las emociones, los sentimientos, los pálpitos se mezclan con una trama misteriosa, de una intensidad psicológica brutal que consigue atrapar al lector y envolverlo en su urdimbre haciéndole formar parte de la intriga; el suspense y las emociones de los personajes van de la mano, ninguno desmerece al otro y se complementan hasta formar una historia apasionante.
Dos mujeres, dos partes diferenciadas en la narración, una que nos muestra el pasado y el presente actual de cada una de ellas, la evolución personal de una y otra; y una segunda parte en la que se centra sobre todo en las relaciones con el resto de habitantes del pueblo. Esto ha sido una de las cosas que más me han gustado de la novela, los personajes secundarios, con vida propia y muchas cosas que callar, y claro, los que me conocéis ya sabréis que me dan misterios, secretos y chismes y ya tienen mi atención ganada. 
Una novela con una parte psicológica intensa y atractiva, si bien la que me ha enganchado por completo ha sido la trama detectivesca, la "carnaza" de la historia, y es que no puedo evitarlo, el thriller corre por mis venas, y en "El ambiguo perfil de la luna" lo hay por doquier. 

CONCLUSIÓN: Una novela que va más allá de un misterio que resolver y secretos que desvelar, es una novela de emociones, de sentimientos, de dudas, nadie está a salvo de sus propias decisiones ni ciertas ni erradas, evolucionamos, maduramos pero seguimos cometiendo errores sin saber como solucionarlos. Hay que aprender de los errores, porque si, de ellos es de donde más se aprende. Un viaje a través de nosotros mismos sin temor a lo que encontremos dentro, sin miedo a lo que hallemos fuera. Una novela atractiva e intensa con una narrativa elaborada pero directa, ideal para los que disfrutan de las historias con "poso", con base. 



PUNTUACIÓN:



EL AMBIGUO PERFIL DE LA LUNA
Bella Gómez

Editorial Pabilo

Adquirir el libro Aquí

Facebook de la autora.



viernes, 16 de febrero de 2018

ENTREVISTA A...José Luis Fernández Juan



1    1)  Bienvenido a nuestro Blog José Luis, espero que sea la primera visita de muchas. Sé que no voy a ser muy original con mi primera pregunta pero he de hacerla ¿Qué mueve a un docente a escribir un libro como Pinceladas de Harmonía? ¿Es la falta de Fe en los jóvenes? ¿Un tirón de orejas a los adultos? ¿Un grito disfrazado de susurro a la sociedad en general?

   Mi fe en la juventud es indestructible. El talante de lógica racional que me marca el camino me lleva a creer permanentemente en ella.
Al trabajar como  profesor, trato con la juventud todos los días y te puedo garantizar que es admirable. Es gente entusiasta, sensible, imaginativa, enérgica; es nuestro reemplazo de ideales y proyectos. Hay que apostar por los jóvenes porque son los que están llamados a transformar nuestra sociedad y hacerla prosperar.
Nosotros, los adultos, hemos de escucharlos sin juzgarlos y aprender a conversar con ellos. A partir de esta interacción nuestra labor como educadores consiste en formarlos en valores y destrezas para que su renovación de la sociedad la realicen con inteligencia.
Pinceladas de Harmonía al defender un estilo de vida basado en la cultura, la educación y valores, reprocha subrepticiamente los yerros de nuestra sociedad neoliberal del siglo XXI: la incomunicación, el materialismo, el ansia de poder y dinero, la improductividad laboral, la insolidaridad, el fanatismo, la corrupción, la violencia…
Eso sí, este rugido censor se ejerce desde el bisbiseo más sosegado y sutil posible. Tienes que bajar a la estructura profunda para advertir y rescatar estas inflexiones críticas. La capa externa de Pinceladas está regulada por tonos infinitamente más cromáticos y divertidos.

2    2)El libro es maravilloso, he de decir que cuando lo vi por primera vez no supe muy bien qué me iba a encontrar dentro; fue más que una grata sorpresa, el entrar en Harmonía y conocer a sus vecinos fue toda una catarsis; con lo sencillo que podría ser todo y lo que nos complicamos la vida! ¿Dónde situaríamos este singular paraje de Harmonía, en la misma latitud de Utopía de Tomás Moro o en las antípodas de La montaña mágica de Mann?

El arte de la dislocación emana de la apertura de influencias. Pinceladas puede albergar identidades de los dos libros que me apuntas. Las aguas abiertas algunos pasajes puntuales marcarían la ubicación.
Al igual que en Utopía, en Pinceladas se nos invita a la reflexión para advertir los gérmenes de nuestros problemas de convivencia para a partir del hallazgo actuar con el objetivo de mejorar nuestra existencia mundana.
Tanto los utopianos como los harmonienses son inconformistas, animosos, trabajadores y sensibles. Desaprueban la competitividad y aspiran a vivir sin ansiedades absurdas.
Además coinciden en que no respiran aislados del mundo en que les ha tocado vivir. Harmonía es una sociedad muy tecnológica; muy del siglo XXI.
Con La montaña mágica también hallamos sincronías como la abundancia de personajes de gran profundidad psicológica; cada uno con sus propios conflictos internos o la fertilidad simbólica de determinados enclaves y coyunturas.
También en Pinceladas de Harmonía aparecen recurrentemente discursos filosóficos sobre el modo de entender nuestra existencia y relacionarnos con nuestros semejantes; sin embargo a diferencia del libro de Thomas Mann estas dialécticas en Pinceladas son más directas y menos complejas.
Ojalá la lectura atenta de Pinceladas de Harmonía nos ayude a evolucionar como seres humanos y cambie nuestra percepción del mundo y nuestra actuación en él.

3    3) No es la primera vez que un docente decide escribir una obra en la que los valores humanos, la ética y la moral, incluso la religión, se convierten en detonante para transmitir  una lección sin que parezca que estamos siendo aleccionados, vamos, aprender sin que lo parezca para que no nos haga huir despavoridos ¿Es la educación el pilar fundamental para un futuro mejor? Además de los padres y los educadores ¿Qué podrían hacer los planes educativos del gobierno para amalgamar esta colaboración paterno-docente?

La educación ha de ser el presente del hoy y el futuro del mañana.
Como profesor, mi principal desafío pedagógico consiste en hacer entender a los chavales la importancia de la educación como arbotante de nuestra sociedad. Esta realidad la intento trasladar a la novela.
En Harmonía docentes como Anivderaleva o Lorelei enseñan a los infantes la importancia de los valores para llevar una vida más venturosa. Esta verdad se sigue expandiendo hasta llegar al mundo adulto. En la Universidad de Arte Contemporáneo podemos constatar como profesores como Gascón o Claudio también participan de la misma línea de pensamiento.
Los profesores enseñan sin dogmatizar y todos asimilan esta cultura educativa de forma natural; se identifican emocionalmente con ella.
Los planes educativos del gobierno se tendrían que basar en la realización de proyectos tendentes a enseñar a saber relacionarse; y por supuesto, la escuela y la familia han de trabajar en común y bogar en la misma dirección. Los dos somos responsables de la educación de nuestros hijos y hemos de saber cuáles son nuestros roles en esta ilusionante tarea.
El trabajo colaborativo en un organigrama con sabor a modelo familiar resultaría altamente motivante e infinitamente más productivo para todos.
Los planes que llevarían a cabo deberían ir encaminados a conseguir una educación integral e inclusiva; con una infraestructura escolar adecuada y unos planteamientos creativos y eficaces que sepan adaptarse a la realidad de nuestro siglo XXI.
Saber combinar las nuevas tecnologías con el humanismo más acendrado tendría que ser un objetivo político prioritario; la clave para mejorar nuestra educación pasaría por aprender a hilvanar con eficacia estas dos realidades.

   4)Pinceladas de Harmonía nos abre las puertas de un lugar imaginario en el que ciertos conceptos filosóficos, conceptos abstractos, virtudes y valores se transforman en personajes  en sí mismos ¿Tan faltos estamos todos de estos conceptos, están en peligro de extinción o simplemente es que siempre han sido pura utopía? ¿Es Harmonía tan utópico como parece o está más cerca de nosotros de lo que pensamos?

En Harmonía hay menos utopía de la que parece en una primera lectura. A los harmonienses se les educa básicamente como te he comentado; pero a partir de ahí, ellos intentan encontrar su lugar en el mundo.
Se preparan y aprenden concienzudamente y perseveran para mejorar en sus profesiones y relaciones. Nadie les regala nada. No hay delirios ni levedades.
La sociedad de Harmonía podría ser nuestra realidad. Sería recomendable que lo fuera. A mí me encantaría vivir en una sociedad que reivindicase  la responsabilidad, la gratitud, la generosidad, la paciencia, el sacrificio, la resiliencia, la compasión, la dignidad o la lealtad.
Yo en mi realidad, sí conozco gente así. Los valores existen y las personas con valores, también. Si se buscan, se encuentran.
El reflejo reflectado y reflectante de Harmonía está ahí; para quien quiera advertirlo, practicarlo y disfrutar de su fascinación.

  5) Usted, José Luis, ha tenido una educación con base religiosa, estudió en los Jesuitas y actualmente es profesor en el Colegio del Pilar de Valencia; en una realidad como en la que nos encontramos hoy en día en el que medio mundo está involucrado en ayudar a los demás y el otro medio en destruir al vecino ¿Tiene cabida la religión, la teología, tal y como ha sido siempre? ¿Hay que renovarse o morir o simplemente el siglo XXI y Dios no son compatibles?

En mi colegio apostamos por una educación integral.  Más allá de la formación académica intentamos formar a las personas con virtudes, como las que te he comentado antes, para que las defiendan. En este sentido nuestro colegio es un lugar de encuentro.
Los valores que se defienden en el evangelio son valores universales. Como educadores, intentamos “construir” personas capaces de amar, libres y abiertas a una sociedad plural… y por supuesto, abiertas a Dios.
En verdad, todos tendemos a acercarnos a él (independientemente del nombre que le quieras poner). A Dios podemos llegar por diferentes itinerarios. Dios se compromete con la felicidad, y nosotros con él y con ella.
El siglo XXI tendría que ser el siglo de Dios.

  6) Su libro debería ser lectura oficial que no obligatoria, en los colegios e institutos, a mí no me cabe la menor duda, pero ¿Pensaba usted en esta posibilidad cuando decidió escribir Pinceladas de Harmonía? ¿Qué echaba en falta en nuestra sociedad para lanzarse a escribir este libro, qué mensaje quería transmitir, o de qué quería avisarnos?

La posibilidad de valorar Pinceladas de Harmonía como lectura oficial me la planteé durante el proceso de edición del libro y, la verdad, me encantaría que esto ocurriese. Dependería de cada colegio y de las pretensiones contempladas en sus respectivos planes lectores.
Pinceladas de Harmonía tiene diferentes niveles de lectura y cada uno podría elegir el que más le satisfaga.
De entrada, un libro tan divertido como Pinceladas de Harmonía “engancha” al receptor en su inmediatez. El humor es un valor en sí mismo. Después, poco a poco, ya iría descubriendo la sencillez de la profundidad de sus páginas.
Pinceladas tiene además un componente lúdico que le acerca irremisiblemente al lector adolescente. Su lectura se ha de plantear como un juego; como un reto que exige complicidad con el receptor para que participe en sus propuestas conceptuales y disfrute resolviendo sus enigmas.
El mensaje social que intenta transmitir Pinceladas, básicamente, sería el siguiente: “Si en una sociedad contemporánea como Harmonía sus habitantes son felices, ¿a qué esperas para poner en práctica sus mecanismos de relación?

7    7) Como Educadora Infantil veo como cada vez llegan más niños pequeños con unas ideas de posesión sobre las cosas y una capacidad de empatía o frustración mínimas muy arraigadas, y solo son niños de 3 a 6 años. Es terrible esto, realmente terrible. También es cierto que enseguida aceptan y comprenden las normas aunque compartir es lo que más le cuesta a todos ¿Qué es lo que ocurre entonces cuando van pasando cursos y lo aprendido en la infancia va quedando relegado por nuevos comportamientos e ideas? ¿Qué eslabón de la cadena falla? ¿Quién debería ponerse las pilas para que el engranaje no fallase?

El eslabón que falla es el “estilo de mundo” en el que nos encontramos. Su influencia es insoslayable.
Nuestros alumnos difícilmente asimilarán los valores que intentamos fomentarles en el colegio, si cuando salen del recinto se encuentran con la pura polaridad.
Las conductas que mayoritariamente alimenta la sociedad poco tienen que ver con las que intentamos enseñarles: la impaciencia, la agresividad, la deshonestidad, la irresponsabilidad, el egoísmo, el victimismo…
Estos comportamientos tóxicos muestran la estampa de incomunicación y desvalimiento a la que se enfrentan los chavales.
Los comportamientos e ideas que ellos ven fuera del colegio son su auténtica realidad; y como te he expresado  antes, no pueden escapar a su influjo.
La nueva realidad de la época digital está haciendo estragos en la educación de los chavales. Los referentes que siguen son equivocados y lo más desolador es que difícilmente tenemos acceso y capacidad de conocer este  nuevo inabarcable mundo; así que, en este sentido, tampoco podemos ayudar mucho más…
Aun así, como te he comentado en la primera pregunta, los jóvenes, entre otras virtudes, son inteligentes. Si logramos potenciar en ellos el sentido crítico, sí serían capaces de discernir con lucidez  lo correcto de lo incorrecto. Al fin y al cabo, su felicidad va en ello.
Que adquieran en el colegio la experiencia de lo absoluto a través de nuestras modestas enseñanzas se ha convertido en nuestro reto más ilusionante. A más dificultad, más sensación de gratificación.
En los jóvenes siempre vamos a confiar. Se merecen nuestro denuedo; solo ellos pueden “ajustar” las ruedas dentadas del engranaje de nuestro mundo.

8) Vamos a suponer, que por imaginar que no falte José Luis. Hemos logrado crear una auténtica Harmonía, de la cual usted ha sido elegido Ministro de Educación y Bienestar Social, tienes la posibilidad de crear un plan de estudio para todo el país ¿Cuál sería este? ¿Qué asignaturas deberíamos incluir y cual debería quedar fuera? ¿Quiénes formarían la Junta Escolar?

En mi plan de estudios se reforzaría la asignatura de “Lengua Castellana y Literatura”, incrementando el número de horas lectivas a la semana. Además, convertiría en asignaturas troncales “Análisis Musical”, “Literatura Universal” y “Filosofía”.
Con ello garantizaríamos una ley algo más “humanizada” que nos ayudaría a comprender la psicología y el comportamiento de las diferentes personas en diferentes ámbitos y en diferentes épocas para reconocer así lo asombroso en lo cotidiano y poder entender mejor nuestra realidad.
Fortaleceríamos el lenguaje como vía de expresión, el gusto por la lectura, el desarrollo cognitivo, la concentración, la sensibilidad y el pensamiento lúcido. Casi nada.
Si en mi plan de estudios logro ayudar a dignificar el espíritu humano ya me daría por satisfecho. Transformar el espacio escénico  me garantizaría poder potenciar el nivel emocional de los alumnos para que se puedan desenvolver con aptitud en las mudanzas implantadas por el flujo del devenir.
La junta escolar la debería integrar cualquier profesor, padre, alumno o persona no docente que, de verdad, sea capaz de monitorear el progreso de los chavales por la línea de actuación que te acabo de comentar. Por supuesto, incluiría un gerente experto en economía que supiera combinar la salud humana de los chavales con la salud empresarial del centro.
Personajes harmonienses como Yalinka, Anivderaleva, Gascón, Atenógenes o Cynthia perfectamente podrían constituirse como miembros activos de la Junta Escolar; sus voces serían responsables de sus ecos.

9) ¿Hay alguna posibilidad por pequeña que fuera que en un próximo libro Harmonía instalara Embajadas en el resto del mundo? ¿Veríamos una nueva entrega, digamos, con una Harmonía derribando fronteras y recibiendo inmigrantes en busca de una vida mejor? o tal vez es que ya no hiciera falta migrar porque cada cual tiene lo que necesita en su propio país…Creo que esto sí es una Utopía…

Hay una posibilidad de enorme magnitud a que habrá un próximo libro que prorrogará las divertidas aventuras de los harmonienses. La continuación de Pinceladas de Harmonía se llamará Pinceladas de Harmonía.con.
No obstante, en esta prolongación te avanzo que  ni se crearán embajadas ni se derribarán fronteras.
No se crearán embajadas porque Harmonía no es un país y no necesita posicionarse en una organización internacional. Tampoco derribará fronteras porque ni las tiene ni cree en ellas. Pinceladas no está en los mapas; es una invención hermosa creada para envolvernos en ella y disfrutar de sus enseñanzas y esparcimientos.
Si queremos que la verdad de Harmonía sea tangible, solamente tenemos que adoptarla y adaptarla a nuestra existencia. Convertir Harmonía en una realidad reconocible nomás depende de nosotros y de nuestra voluntad de querer transformar nuestro mundo gris en otro más luminoso y feliz. Cuanto más pequeñas y grandes Harmonías haya en nuestro planeta, mejor.

10) Para finalizar y antes de despedirnos, una pregunta más ¿Veremos algo nuevo pronto suyo? ¿Seguirá pincelando de color nuestro mundo en breve? Y un deseo para el futuro cercano.

Entre Pinceladas y Pinceladas acaba de salir a la venta mi segunda obra: El diccionario de JLFJ.
Este libro por su riqueza lúdica y verbal también resultaría altamente recomendable para disfrutarlo en la asignatura de “Lengua Castellana y Literatura” de cualquier colegio de habla hispana. ¡Sutilezas y carcajadas en estado puro! Te adelanto algunas palabras:
Afeotarse: Rasurarse antiestéticamente.
Cabecedario: Cráneo del alfabeto.
Estrobajo: Esparto machacado por su corta estatura.
Lacerilla: Mujer que guía a un carenciado con un palillo con un extremo fosforescente que ayuda a iluminarle.
Norruego: Escandinavo que no suplica en primera persona.
Perriquito: Cría del perro y del perico. Ladra con piídos y corre volando en un perriquete.
Pizca: Que tiene un poco de estrabismo.
Universo: Conjunto de palabras rítmicas y medidas. En compañía de otros universos pueden rimar, aunque algunos tienen su propio firmamento y van por libre ya que no se someten ni a la rima ni a la medida.
Vacuna: Patria de la hembras del toro.
Ximocho: Fregona de Joaquín.

Intentaré seguir pincelando de color nuestro entorno más cercano, que es el espacio de adyacencia más efectivo al que puedo llegar. Si entre todos colaboramos haciendo lo mismo, como te he comentado antes, nuestro gran mundo podría cambiar de tonalidad. La fortaleza del grupo yuxtapuesto no tiene lindes.
La vecindad asociativa es rabiosamente contagiosa. No hay desafío más saludable que intentar mejorar el mundo con actos, imágenes y vocablos.
Mi deseo para el futuro cercano y para el presente inmediato es: “Cultura, harmonía, amor y humor”


Muchas gracias por su tiempo, su amabilidad y su colorido grano de arena para conseguir un mundo mejor. Gracias, de corazón.